X
Menu
X
Un Regalo de Dios para sus Hermanos

VENERABLE MIGUEL ÁNGEL BUILES GÓMEZ

 Un regalo de amor para sus hermanos

El sábado 19 de mayo de 2018 el Papa Francisco, ratificó el voto favorable de la Congregación para las Causas de los Santos referente al Proceso sobre virtudes heroicas de Monseñor Miguel Ángel Builes Gómez, obispo de Santa Rosa de Osos y Fundador del Instituto de Misiones de Yarumal,la Congregación de las Misioneras de Santa Teresita y de las Hijas de Nuestra Señora de las Misericordias; con este Decreto el Papa  declaró Venerable al Siervo de Dios Miguel Ángel Builes Gómez yautorizó la publicación del Decreto, noticia que llegó a nosotros el lunes 21 de mayo.

 

Al cumplirse el primer aniversario de este acontecimiento, al saber que con este paso en la Causa del Venerable Obispo Misionero, su vida, sus obras, su doctrina fueron vistas por la Iglesia Católica como dignas de poner sobre el candelero, para que alumbre a su Diócesis, a los Institutos ya los devotos en Colombia, en América y en el mundo, donde su “caridad pastoral” se hace visible y operante a través de los sacerdotes de la diócesis de Santa Rosa, los misioneros de Yarumal, las Misioneras Teresitas y las Hijas de Nuestra Señora de las Misericordias,que trabajan en la difusión del Evangelio y la promoción de la persona y grupos humanos donde hacen presencia (Cf Lc 8,16), cantemos con inmensa alegría y gratitud: Este es el día en que actuó el Señor, sea nuestra alegría y nuestro gozo (Sal 118).

 

Ponderantesson las palabras del Papa Francisco, cuando afirma del Siervo de Dios Miguel Ángel Builes: “Él guiado por la gracia y la fortaleza del Señor, transformó su vida en un regalo de amor para sus hermanos, convirtiéndose en un testimonio creíble de ese Evangelio del cual era servidor y anunciador.[1]

La Comisión de los teólogos, Cardenales y Obispos que estudiaron previamentela Positiodel Siervo de Diossobre su vida y virtudes y dieron su voto afirmativo, puntualizaron algunas características de la virtud teologalde la caridad en su doble dimensión: a Dios y a los hermanos.

En mi opinión personal,la recapitulación de todo el estudio que lo llevó al honor de la Venerabilidad esla del Voto IX cuando dice:

“La virtud más sobresaliente fue la caridad pastoral,

unida a la audacia y tenacidad”

 

De esta aserción aparece que el Venerable Miguel Ángel Builes es una figura que se identifica por la “Caridad pastoral”otra expresión que subraya su título del Obispo Misionero.

 

Noventa y cuatro años antes del Decreto el Venerable Miguel Ángel Builes al iniciar su ministerio episcopal prometió a los sacerdotes y fieles de la diócesis de Santa Rosa:

 

Vedme pues aquí: Jesús me ha enviado a vosotros como Padre, como Maestro y como Pastor de vuestras almas. Vosotros sois por voluntad de Nuestro Señor mis hijos, mis discípulos, mis ovejas muy amadas. Reflexionemos unos instantes sobre estos cargos sublimes […] Dios Nuestro Señor se ha dignado comunicarme respecto de vosotros la primera prerrogativa que El posee desde la Eternidad, y me ha dado su propio nombre: la prerrogativa de Paternidad y el nombre suavísimo de padre[…]Sí, hermanos carísimos: ser padre es dar la vida; y yo en nombre de Dios vengo a daros la vida misma de Dios, la vida sobrenatural de la gracia; y como una madre llena de ternura, vengo a sostenemos en esa misma vida a los que ya la poseéis, para que no la perdáis jamás. He dicho COMO UNA MADRE, porque si como padre siento en mi ser la potencia generadora que Dios me ha comunicado mediante la consagración episcopal, como madre arde en mi pecho una hoguera, que jamás había sentido, el fuego del amor materno hacia vosotros, y que después del amor divino no tiene otro alguno superior ni en el cielo ni en la tierra. De tal manera, hermanos carísimos, que si Dios no ha hecho nada en este mundo tan bello, tan fecundo, tan rico y tan delicado como el corazón de una madre, esa belleza, esa fecundidad, esa riqueza y esa suavidad las ha depositado en mi alma el día de mi consagración episcopal […]. Soy pues, vuestro Padre, hermanos míos; pero por lo mismo que el padre es por imposición misma de la naturaleza maestro y guía de sus hijos, heme aquí como doctor y guía de vuestras almas. La misión que el Cielo me ha confiado a este respecto, es muy sublime: enseñaros a conocer y a amar a Dios, vuestro principio y vuestro fin; enseñaros a conocer la verdad que es Dios mismo y los deberes que os obligan para con Él; enseñaros a ser felices en el tiempo y en la eternidad.[2]

 

Exaltando el cumplimiento de esta promesa, el Teólogo III anota:

La caridad del Siervo de Dios es muy paternal: dar la vida para que los demás sean santos… De hecho, muchos de los sufrimientos que sufrió el Siervo de Dios fueron vividos como padre y como un crecimiento de la caridad pastoral, de un pastor que también es un padre.

 

El Teólogo IV al dar su voto sobre la Positioseñala:

La personalidad del Obispo Builes es compleja y muy rica y ágil: me viene en mente una figura auténtica “figura de valor cristiano”, en resumen, un sacerdote que vive hasta el final y sin economizarse esa “caridad pastoral” que los teólogos asumen como el contenido típico de la santidad de un sacerdote o de un Obispo. Prueba de ello es su pasión misionera y su fecundidad fundacional, como si dijera: está tan enamorado de Jesucristo que comparte su alegría con las jóvenes, hombres y las mujeres; su palabra y su ejemplo fueron completamente persuasivos. Esto me parece el fuego de su vida y también lo que la gente percibe de él.

 Nuevas anotaciones como consecuencia de la heroicidad de la virtud teológica de la caridad, imprime en su voto el Teólogo V:  El Siervo de Dios se puso al servicio de los demás de una manera ilimitada. El amor por la persona que uno ve ya es una virtud y una gracia. El amor por aquellos que uno no ve, pero para quien uno tiene un cuidado sincero, es una virtud aún más elevada.Las alturas de la virtud de la caridad en la vida del Siervo de Dios surgen en su amor por los pobres a quienes vio y conoció directamente, pero también por aquellos a quienes nunca conoció, pero por quienes se preocupó.Este cuidado no se limitaba a la emoción empática, sino que tomaba la forma de acción concreta, sobre todo en la organización de seminarios y congregaciones misioneras que podían responder a las necesidades de los pobres, incluidos los pueblos indígenas, en una medida en la que ninguna persona en particular podría hacerlo sola.

 

En la redacción final de laPositio,en referencia al amor de Diosse anota que una de las expresiones del Siervo de Dios fue el celo apostólico, tal como lo escribe en Mi Diario refiriéndosea su anhelo de amarlo intensamente  y los obstáculos puestos involuntariamente por su naturaleza humana: 

 

“Yo toda mi vida he querido amar a mi Dios, y ese querer ya es amor; yo he querido servir a mi Dios con fidelidad, y este servicio ya es amor; yo empecé mi vida de muchacho que quiere ser sacerdote amando al Señor, lo mismo que mi vida de sacerdote y obispo. Desgraciadamente, mis miserias se han opuesto a mis ambiciones de amor, y mi querer amar ha encontrado vallas casi insalvables en el camino de mi vida”.[3]

 

Concluyamos haciendo nuestras las palabras del Decreto autorizado por el Papa Francisco:

Miguel Ángel Builes vivió una profunda comunión con Dios, que motivó y apoyó su intensa actividad apostólica. Para él, la experiencia pastoral fue fuente de alegría, pero también de profundo sufrimiento, frente a la incomprensión e indiferencia de gran parte de la población. En la búsqueda de la perfección cristiana, nunca se desanimó y, de hecho, sabía cómo interpretar cada situación como una oportunidad de gracia hacia una adhesión cada vez más comprometida con la voluntad de Dios.[4]

 

ACTIVIDAD:

 En este aniversario del Decreto que reconoció las virtudes heroicas del Venerable Miguel Ángel Builes Gómez, invito a los lectores, Institutos Misioneros fundados por el Venerable Obispo Misionero de Colombia, a empeñarnos en la difusión de la Causa para que siga avanzando con dinamismo y obtenido el milagro, podamos venerarlo muy pronto como Beato Miguel Ángel Builes.

 

La Postulación agradece la comunicación de las gracias recibidas por la intercesión del Venerable MAB y el compartir las variadas  actividades  que se han realizado .

Hna. Nora Gómez Vargas

Misionera Teresita

Postuladora

[1]Congregación para las Causas de los Santos, Decreto de Venerable, 18.05.2018.

[2]BUILES M. A. Discurso Saludo, en Cartas Pastorales, vol. I, 9-11.

[3]Informatio, 32.

[4]Congregación para las Causas de los Santos, Decreto de Venerable, 18.05.2018.

Share

You Might Also Liked

Nuevo Comite LAMITEA Condecoración Diócesis de Magangué Misión a Rosas – Cauca Experiencias Significativas del Prenoviciado 90 años El Papa Francisco declara Venerable a monseñor Miguel Ángel Builes