Skip to content Skip to footer

Brief info

La castidad la impulsó a centrar su corazón en el amor a Cristo manifestado en amar a sus hermanos y a vivir con alegría y entusiasmo los sacramentos de un modo muy especial el de la Eucaristía, y a impregnarse de su amor para poder proclamarlo de modo creíble.
Por eso la precaria salud que acompañó toda su vida religiosa nunca fue obstáculo para realizar su apostolado, como educadora y acompañante de niños y jóvenes en la pastoral educativa, tanto en primaria como en secundaria. Colaborando como secretaria y/o ecónoma; en pueblos y veredas, en la pastoral familiar o visitando a los enfermos.

Deja un comentario