Skip to content Skip to footer

Brief info

Su distintivo de todo momento fue portar el santo rosario entre sus dedos y desgranar Aves Marías cuando los servicios se lo permitían, expresión de su tierna y filial devoción a la Santísima Virgen. La Hna. Teófila fue una enamorada de Jesucristo. Su fe, fue como una roca firme en la que se cimentó y sobre la que construyó el edificio de su vida espiritual.
La Hna. Teófila como la llamábamos entendió como Santa Teresa que: “La perfección es un camino lleno de imperfecciones…” Y por eso fue una gran luchadora en busca de la santidad, luchó de verdad, su carácter la hizo sufrir en demasía, pero consciente de ello, confirmaba con su tenacidad que cuando entramos en sinceridad nos conectamos con Dios.

Deja un comentario