Skip to content Skip to footer

Brief info

El SI de su Consagración tiene unas características propias de la imagen de su vida… “por Dios” …” por Dios”, era su admiración y palabras ante cualquier circunstancia de la vida, porque su alma vibraba en el amor a Dios, en el deseo de cristificarse, en el querer amarlo con intensidad como María.
Su sí lo afirma en la vida de servicio al prójimo, en la vivencia de los Consejos Evangélicos, perseverancia en la fidelidad con el Fiel, en orden a la fe, la esperanza y la caridad exquisita. Un Sí, hecho oración permanente de adoración, contemplación y gozo en la entrega y una gran disposición interior para orar por la Iglesia, por la Congregación, por los pecadores.

Deja un comentario