Skip to content Skip to footer

Brief info

La vida de la Hna. Blanca Inés, fue una alabanza al Señor, un himno a la obra de sus manos. Su unión con Dios rompió los moldes del activismo desbordante que nos invade y se proyectó al servicio de los seres humanos. Se le reconoció orante, equilibrada, amable, y servicial.
Con su corrección y cuidado al hablar, logró convencer a cuantos la trataron, también por sus respuestas cordiales y delicadas. No acostumbró hablar mal de nadie, ni hubo espacio en ella para la crítica. Se esforzó en el perdón, no guardando rencores ni resentimientos, pues siempre estuvo convencida que todo lo que Dios permitió en su vida era para su mayor bien.

Deja un comentario