Skip to content Skip to footer

Brief info

La vida de la hermana Ana Felisa Casas Torres, es una alabanza al Señor, un himno a la obra de sus manos. Su unión con Dios rompió los moldes del activismo desbordante y su vida espiritual un itinerario de progresiva entrega a Dios. Puede decirse sin temor a equivocaciones que es un alma de oración, de testimonio, de recogimiento y de vida interior.
Cuenta con la gracia de convivir por varios años con el Padre Fundador. Al lado de él quien la invitara al Instituto, aprendió el amor, la entrega, y el camino de la misión. A su lado va entendiendo el proceso de la Cristificación, el amor al crucificado, la experiencia del sacrifico, la mortificación, la ascesis y la entrega sin reserva.

Deja un comentario