Skip to content Skip to footer

Brief info

Vive el seguimiento de Cristo con gozo, convencida de haber escogido la mejor parte y se esmera por crecer en la virtud y el amor, viviendo con plenitud su consagración y trabajando cada día por trasparentar la alegría del Evangelio en su entrega al único Señor. Su vida se fue tornando cada día en una acción de gracias, en una oración, en un canto de júbilo, en un salto armonioso que la acercaba a su Dios.

Deja un comentario