X
Menu
X
Misión 90 años: Puerto Carreño

MES MISIONERO EXTRAORDINARIO

PUERTO CARREÑO – VICHADA

“Allá van, Teresitas las llaman, por las selvas el rio y el mar…enseñan la ciencia de amar.”

Movidas por el espíritu misionero que impulsa al apóstol, partimos de Medellín rumbo a Bogotá el día 1 de octubre del 2019, ofreciendo el sacrificio de no participar  en  la fiesta a nuestra patrona, ya que por cuestión de pasajes debimos viajar esa fecha.

La Hna Roquelina Ladeut Ladeut, Hna Maria Noralba Rincón Angarita, Hna Esther Solina Carmona Carmona y la Hna Ana María Giraldo Macías, representamos nuestro Instituto de Hermanas Misioneras de Santa Teresita, que para este año se ha propuesto volver a los lugares donde un día se hizo presencia misionera, como es el caso del Vicariato Apostólico de Puerto Carreño..

Arribamos a la ciudad de Puerto Carreño el miércoles 2 de octubre, nos reciben con mucho cariño y nos trasladan a las instalaciones de la Parroquia Ermita la Divina Misericordia, durante esa tarde descansamos y en la noche participamos de la Eucaristía en la Catedral. El día jueves nos reunimos con el padre Carlos Fernando Uribe Vásquez, quien es el párroco y fue quien gestionó nuestra participación en esta misión, recibimos algunas informaciones y establecimos horarios.

Esta hermosa experiencia misionera, transcurrió entre las 4 parroquias que pertenecen a la Vicaría del Carmen, ubicadas en la zona urbana, y lo correspondiente a Casuarito, población habitada principalmente por indígenas y migrantes venezolanos. En general se vive mucha pobreza tanto espiritual como material, los pobladores de esta capital no vislumbran mucho futuro, a pesar de que la Iglesia y el Gobierno se ocupan en lo posible de buscar salida a sus necesidades. Se percibe, por ejemplo, un buen acompañamiento de la Pastoral social, con quienes se pudo trabajar en conjunto para brindar a los migrantes venezolanos, un delicioso almuerzo, formación en higiene y un rato de compartir fraterno. Otros eventos puntuales se dieron en el marco de este mes extraordinario misionero, como son: Ciclo rosario, visita a los colegios y al hogar de paso (asilo), Concierto Cristo al parque, momento de recreación y reflexión en la cárcel, campamento juvenil, fortalecimiento de la asistencia espiritual en el hospital. También nos invitaron para  hacer Animación Misionera en la Policía, Ejército y Armada Nacional.

Durante el tiempo que permanecimos en la Ermita la Divina Misericordia, se reforzó la catequesis y la infancia misionera, especialmente en el compartir con los niños del comedor solidario de la parroquia.

Así mismo y como evento transversal se callejeó la fe; laicos misioneros, jóvenes y niños, sacerdotes y religiosas, salieron a la calle para visitar las familias y darles el mensaje misionero desde el reconocimiento de nuestra doble condición que es al mismo tiempo una tarea: la de Bautizados y Enviados.

Sabemos que esta misión no termina, pero era necesario volver a nuestras labores en Medellín, es por eso que el 28 de octubre cerramos  con un compartir entre todos los agentes de pastoral y el día 29 viajamos rumbo a nuestras casas locales; nuestros corazones volvieron agradecidos con Dios por esta experiencia, y pedimos seguir orando para que la semilla que se logró sembrar, vaya dando fruto en estas tierras llaneras y en todos los lugares donde se fortaleció la misión en respuesta a la invitación del Papa Francisco.

Encomendamos estas almas nobles y acogedoras, al amparo de  María, quien nos acompañó cada mañana en el rosario de aurora y que sin duda permanece con esta porción valiosa de la Iglesia Católica, quienes experimentaron la dicha de saber que ¡TODOS SOMOS UNA MISION EN ESTA TIERRA!.

Share

You Might Also Liked

Nuevo Comite LAMITEA Condecoración Diócesis de Magangué Un Regalo de Dios para sus Hermanos Misión a Rosas – Cauca Experiencias Significativas del Prenoviciado 90 años El Papa Francisco declara Venerable a monseñor Miguel Ángel Builes