Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

EL ACONTECER DE DIOS EN NUESTROS INSTITUTOS

Hna. Nora Gómez MT
Postuladora

Iniciamos el 2022 y nuestra Familia MAB celebra el acontecer de Dios en nuestros Institutos.
Desde la Postulación del Venerable propongo para este Año la tarea de identificar, conocer y ahondar en la riqueza de los escritos inéditos del Venerable Fundador.
Nos acompaña en este objetivo la Comisión Histórica que los estudio como parte del Proceso Diocesano, conformada por Monseñor Héctor Urrea Hernández y el Padre Santiago Calle Roldán. Nos dicen:


El contenido de los escritos inéditos del Siervo de Dios” refleja ante todo: 1° Su adhesión a la Doctrina de la Iglesia, su lucha por la defensa de sus derechos, de la verdad y la justicia, su amor y respeto por el Santo Padre; 2° Su carisma como fundador del Seminario de Misiones extranjeras de Yarumal, de las Misioneras de Santa Teresita del Nino Jesús, de las Misioneras Teresitas Contemplativas y de las
Hijas de la Misericordia; 3° Su celo por la gloria de Dios y la salvación del hombre; 4° Su contemplación de la persona de Jesucristo y el amor a la Santísima Virgen; 4° La persecución, la calumnia y el sufrimiento que marcaron su vida caracterizada por una clara vocación para el martirio; 5° La constancia en su trabajo apostólico, la puntualidad para responder por escrito a cuanto le fuese preguntado y la tempestividad y efectividad para satisfacer las necesidades de la diócesis y de los Institutos por él fundados.1 El primero de los escritos inéditos del Siervo de Dios analizados por la Comisión es MI DIARIO. Monseñor Builes comienza sus escritos titulados “Mi Diario”, en forma permanente, sólo el 9 de septiembre de 1945. El Siervo de Dios escribió su “Diario” a mano, en unas libretas medianas, encabezadas siempre con una protesta de viva adhesión “a la Silla de Pedro, Cátedra de la verdad e infalible en materia de fe y de costumbres”. Nada de sus escritos donde haya el más mínimo concepto que se aparte de “la verdad que la Iglesia
enseña”. Si hubiese una sola palabra, o letra, él enfáticamente la rechaza y se somete con toda su alma y su corazón.

Deja un comentario