Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Comparto hoy agradecida al Dios de la vida que me ha permitido llegar a esos Veinte y Cinco años  de Consagración Religiosa Misionera. Agradecida también a la Congregación de Hermanas Misioneras Teresitas que me abrió sus puertas. Congregación que tiene como Patrona a Santa Teresita de Lisieux  a quien admire desde  mi infancia cuando escuche parte de su historia, su vida y testimonio.

Pareciera  que fue ayer cuando junto a seis jóvenes  empecé  la  Etapa del Pre noviciado que por cierto se inició en la ciudad de Cartagena siendo Provincial nuestra querida Hermana Madre Aminta Gómez y  Maestra formadora la Hna., Nora Gómez Vega .Acompañaron asistida también  esta primera Etapa y las que continuaron a lo largo del proceso de la formación inicial… Hermanas que me edificaron con su testimonio y acompañamiento. He de recordar también con amor fraterno a mis compañeras las que seguimos sosteniendo el Sí que un día dimos al Señor como a las que ya no se encuentran en el Instituto.

 En 1994 paso a la Casa Madre en Santa Rosa de Osos en donde viví la encantadora Etapa del Noviciado y  en esta  acompañadas por nuestra  Maestra la Hna. Nora Salazar y justo en este año se  dio la posibilidad de vivir una experiencia afuera destinando a la  casa de la Valenciana. Al siguiente año continúo el proceso y  la  experiencia apostólica la viví  en Guadalupe Ecuador. En mi primer año como juniora fui cofundadora de la comunidad local en Barrancominas junto con las Hermanas María Luisa Prada, Elvia Lucia Posada  y Cristina Saldarriaga  fue una experiencia titánica me ayudo a crecer humana y espiritualmente y a  valorar otros grupos humanos. Al segundo año de juniora me dieron obediencia a la comunidad de Fontibón inicio  como docente transcurrieron aquí la mayor parte de mi juniorado  5 años. Un recuerdo que tengo grato fue el conformar un Coro para cantar en las Eucaristías dominicales y que aun perseveran algunos de sus integrantes.  Después de mi Profesión perpetua  ceremonia  inolvidable,  fui enviada nuevamente a Barrancominas Guainía donde trabaje 7 años. Otros lugares que menciono y  en donde he podido con la ayuda del Señor responder a las exigencias y compromisos de cada lugar y misión han sido: Piracuara, Puerto Boyacá, Nuqui, Tolú, Inírida, Cartagena, Barranquilla, actualmente Dibulla en la Guajira una nueva experiencia de salida misionera  que pongo en las manos del Buen Dios. Veo la necesidad cada vez de obreros… pues la mies es mucha.   Siento la satisfacción de haber compartido mi experiencia de Dios con niños, jóvenes y adultos en cada uno de los distintos lugares por donde el Señor por medio de sus mediaciones me ha conducido.

La confianza en el Señor es una de mis fortalezas que me fue lanzando a aceptar las distintas  obediencias y asumir las distintas experiencias  de cada una de las etapas, pastorales y  de las distintas realidades y situaciones que he vivido ,quiero manifestar mi fe realizando una gozosa marcha de fidelidad. Ni la desilusión, ni el desconcierto que muchas veces me ha sorprendido lograron hacerme desistir en el camino del seguimiento. Y si en el aquí y en el ahora continuo dando esta respuesta es por puro Amor y Misericordia de Dios que se ha hecho visible en el rostro de Cristo e iluminado por su Espíritu que guía mis pasos en medio de las vicisitudes de mi historia.

Una Gracia para mí el haber podido celebrar mis Bodas de Plata junto a mis padres, hermanos y sobrinos, pues,  me encontraba en vacaciones. Las queridas Hermanas de Villa Teresita en Tolú  se hicieron presentes sorprendiéndome el 7 de enero con una Eucaristía especial y celebración familiar.  Una vez  cumplido el tiempo de retorno a Barranquilla mi comunidad local se manifestó grandemente conmigo desde la Liturgia en la celebración “al canto a la Misericordia en Fidelidad” festejaron con la alegría de la fraternidad compartida y la Eucaristía como acción de gracias. Fue un homenaje de verdad muy solemne y sentido.

Gracias  Hermanas  que en esta celebración de mis Bodas de Plata se manifestaron con sus detalles de Oración, llamadas y mensajes. Me encomiendo a  la plegaria siempre suplicante al Señor que me bendiga que recompensa estos 25 años sumados a otros que vendrán con el amor paternal de su corazón. “Cantare eternamente las misericordias del Señor”. (Sal 89,1)

 

Hna. Carmenza María Gómez Pérez

Misionera Teresita

 

Deja un comentario