X
Menu
X
Misión a Rosas – Cauca

CRÓNICA DE LA MISION EN ROSAS – CAUCA MAYO 2-12.

ARQUIDIÓCESIS DE POPAYÁN

 

“Qué hermosos son sobre los montes

 los pies del mensajero que anuncia la paz…”Is 52,7

 

Al cumplir los 90 años de fundación de la Congregación de Hnas Misioneras de Santa Teresita, la madre María Rosalba Zapata Tapias, superiora general, en un comunicado nos motivó para celebrar una misión especial, en uno de los lugares más cercanos donde hubiese estado presente la Congregación. Al leer y compartir el comunicado se nos ocurrió pensar en el municipio de Rosas – Cauca; ésta fue la primera fundación en este departamento; no había pasado un mes cuando Dios se manifestó por medio de un incidente nunca esperado la tragedia que sepultó 33 personas y dejó siete sobrevivientes en una vereda cercana a Rosas llamada Portachuelo.

La tragedia ocurrió el día 21 de abril a la madrugada, cuando celebramos la pascua de Resurrección; esto conmovió a la Congregación hasta lo más íntimo de nuestro ser. Fue así como la madre Rosalba motivó e invitó a todas las Comunidades locales que pudieran para organizar una misión de acompañamiento a esta comunidad; se hicieron contactos con el Padre Luis Alfaro Chicangana, párroco de esta comunidad y se programó la misión a partir del 1º de mayo. De Medellín viajaron el 30 de abril hasta Piendamó, las Hnas. Ester Solina Carmona Carmona (La Providencia) y Ana María Giraldo Macías (Sede General); las recibieron con mucho cariño. De esta Comunidad se unieron las Hnas. Gabriela de los Ángeles Vanegas López y María Berenice Correa Valle.

 

Mayo 2: Después de participar de la Santa Misa y un buen desayuno, viajamos a a las 9.00 a.m. para Popayán y de allí a Rosas – Cauca para la misión encomendada. Llegamos a las 11.30 am. El padre Luis nos estaba esperando, algunas ex alumnas prepararon el almuerzo. El padre había motivado a la comunidad y la gente estaba pendiente de nuestra llegada. Fueron llegando varias ex alumnas para saludarnos y darnos la bienvenida, del mismo modo otras personas. Compartimos el almuerzo y después con el padre y la directora del colegio Santa Teresita, la Señora Aurelia (ex alumna) programamos la visita al colegio Santa Teresita y las Sedes, para saludar y dejarles un mensaje de esperanza a los profesores y estudiantes de donde murieron 5 alumnos en la tragedia.

Después de ubicarnos en las habitaciones que nos fueron asignadas, a eso de las 3 de la tarde salimos a hacer un recorrido por algunas calles del pueblo; saludamos a la gente que encontramos, luego en compañía de don Rigoberto Hernández nos visitamos el lugar de la tragedia, donde fueron rescatados 33 cadáveres y 7 sobrevivientes, de ellos 3 personas que forman una misma familia fueron sacados del lodo, ellos son Hanover, Yulitza y el pequeño Emanuel de 2 años, estos son un milagro viviente junto con un árbol de mango que sobrevive en medio del lodo sin perder ni una rama; ¡qué desolador llegar a este lugar y encontrar solo escombros de las viviendas! allí se mece una bandera de Colombia y en medio de todo el lodo ya un poco seco se encuentra en perfecto estado un árbol de mango floreciendo como señal de vida en medio de tremenda tragedia, según algunos intérpretes del mismo lugar, dicen que murió una niña sin bautizar y su espíritu por medio de otras personas está pidiendo bautismo y que allí le coloquen una muñeca vestida de azul; hicimos un momento de oración por las personas que murieron sepultadas en ese lugar; se nos ocurrió la idea de rezar al día siguiente los mil Jesús, haciendo desde ahí una procesión con la Santa Cruz, idea que al regresar a casa le transmitimos al padre Luis y fue aceptada; regresamos a casa escuchando al señor que nos acompañó y nos relata la historia de la tragedia como una maldición para el pueblo, porque años atrás un señor insultó y le pegó al Sacerdote y dice que por este le hechó una maldición.

 

A las 7.00 p.m. participamos en la Santa Misa y al finalizar el sacerdote motivó e invitó a la gente para que al día siguiente fueran todos al lugar de la tragedia y desde allí se empezaría el rezo, en procesión de los mil Jesús. Nos presentó a la comunidad y nos dio la palabra para manifestarles nuestro saludo y el objetivo de nuestra misión; se fueron acercando muchas personas a saludarnos y todas manifestaron que eran ex alumnas entonces les hicimos una invitación para tener un momento de encuentro y compartir con ellas; al salir pasamos al comedor a gustar la cena preparada por las ex alumnas Belén y Belisa. Aprovechamos para compartir con el padre Luis Alfaro y escucharlo, ya que también ha estado muy afectado por lo que ha pasado y está pasando en el pueblo. A las 9.0 p.m. nos dispusimos para el descanso ya un poco instruidas para iniciar nuestra misión al día siguiente.

Mayo 3:

 

En la noche anterior el padre nos comentó que durante todo el mes se haría el santo rosario a las 5.30 a.m. Fue así como este día a las 5.00 a.m. se escucharon las campanas del templo, despertando a la gente para salir a rezar; se hizo el recorrido por algunas de las calles del pueblo con la imagen de la Santísima Virgen de los Dolores y luego llegamos al templo donde se terminó con las letanías. A las 8.0 am participamos de la santa misa con los estudiantes del colegio Madre de la Caridad, dirigido por las Hnas Franciscanas, que viven aquí en Rosas, nos pidieron el favor de dirigir el coro; la Hna Ana María preparó los cantos y amenizó con la guitarra. Terminada la Eucaristía, salimos de casa en casa a saludar y visitar; nos encontramos con muchas ex alumnas que preguntan por las Hnas que fundaron y estuvieron trabajando en el colegio Santa Teresita; a las horas del mediodía regresamos a la casa cural; encontramos al Señor Alcalde y su Administración que vinieron a saludarnos y darnos la bienvenida. Nos compartió sus inquietudes, dificultades y preocupaciones, ante esta situación, lo escuchamos y le ofrecimos nuestro apoyo moral y nuestra oración.

Compartimos el almuerzo, descansamos y salimos para continuar con las visitas casa por casa hasta las cuatro de la tarde; fuimos al lugar de la tragedia para iniciar la procesión y el rezo de los mil Jesús. Nos reunimos con la gente que llegó, nos encontramos con un sobreviviente sacado del fondo del lodo y pudimos hablar con él, darle un estrecho y fuerte abrazo y manifestarle el gran amor que Dios le tiene al dejarlo vivo y darle otra oportunidad, nos contaba que ya es una tercera oportunidad que lo ha librado de la muerte.

Empezamos leyendo el texto bíblico de 1ª corintios 1,17-18 la locura de la cruz. Se explicó y se les dio el mensaje para iniciar el recorrido y durante el transcurso del camino se fue uniendo mucha gente, adelante iba un jovencito cargando la cruz y algunas personas llevaban velas encendidas; los demás íbamos rezando la jaculatoria “Jesús en ti confió” y cada que terminábamos 50 cantábamos un estribillo hasta llegar al templo donde concluimos con la celebración y participación de la Eucaristía; luego salimos a compartir la cena y a descansar.

 

Mayo 4. Iniciamos el día con el rosario de aurora a las 5.30 a.m, laúdes y meditación; a las 7.30 compartimos el desayuno y este día como es de mercado no salimos en la mañana porque según nos dijo el padre, la gente no está en casa, salen y se dedican al comercio; es el día de sacar todos los productos del campo; entonces como no hay empleada nos distribuimos los quehaceres de la casa y la Hna Berenice le colaboró al Padre con la catequesis de confirmación de algunos jóvenes campesinos que se preparan para este sacramento; a las 10.00 a.m. participamos en la Santa Misa; estuvo presente una comisión venida de Cali con el Padre Mauricio, sacerdote jesuita que trajeron algunas ayudas para compartir con los damnificados; vino también el Padre Elí de la parroquia de la Sierra con ayudas especialmente para la familia compuesta por Hanove, Yulitza y el pequeño Emanuel, sobrevivientes sacados de las entrañas del lodo.

Al salir de la Eucaristía las Hnas. Franciscanas nos invitaron a compartir con ellas un delicioso almuerzo, junto a las comisiones venidas de Cali y la Sierra y el padre Luis Alfaro, párroco de Rosas.

En la tarde continuamos las visitas domiciliarias por el sector Portachuelos, parte baja; las familias muy agradecidas expresan su alegría por la presencia de las religiosas que por primera vez vienen a visitarlos. En la noche participamos de la Santa Misa.

 

Mayo 5. A las 5.30 rosario de aurora con el pueblo; luego laúdes y oración. A las 8.00 a.m. la Santa Misa. Compartimos el desayuno. A las 10.am participamos en la Santa Misa; al finalizar hicimos animación misionera y vocacional; participamos en la procesión del Santo Exe-Homo. Compartimos el almuerzo. En la tarde continuamos la visita a las familias. Compartimos la comida descansamos.

Mayo 6. Rosario de la aurora; laúdes y oración; desayuno y salimos para el Colegio Santa Teresita; todos los profesores y alumnos nos estaban esperando, la señora coordinadora Aurelia Benavides, ex alumna teresiana, nos recibió muy cordialmente y nos presentó ante profesores y estudiantes; nos dieron la bienvenida manifestándonos sus sentimientos de alegría por este gesto de solidaridad que la congregación ha tenido con el pueblo en medio del dolor; hicimos nuestra presentación y les manifestamos el objetivo de nuestra visita: acompañarlos en el duelo y brindarles nuestra cercanía y abrazo de solidaridad a todos. La Hna Ana María les dirigió una dinámica de motivación y luego pasamos a las aulas de clase de los grados 7, 8, 11 donde 5 estudiantes fueron arrasados por la avalancha; estuvimos con cada uno de los grados, escuchando a los estudiantes y dándoles un mensaje de fortaleza, solidaridad y esperanza, oramos con ellos, hicimos dinámicas de motivación y les manifestamos nuestro afecto y cercanía por medio de un estrecho abrazo.

 

Visitamos luego el colegio Madre Caridad, dirigido por las Hnas. Franciscanas, que nos invitaron para que les ayudáramos con un poco animación espiritual, ahí solamente visitamos el aula de Clase del grado 4. Donde también una niña fue arrasada por la avalancha y todos sufren y hacen duelo ante tan difícil situación.

Terminamos a las 10. 15 y de regreso a casa nos dispusimos para salir de caminada y conocer los alrededores del lugar donde ocurrió la avalancha, compartimos, divisamos el paisaje y regresamos en las horas de la tarde a darnos un buen baño y un merecido descanso.

 

 

Mayo 7. 5.30 Rosario de aurora, laudes y oración; desayuno, organización de la de casa y del almuerzo para esperar el Señor Obispo de la arquidiócesis de Popayán y los sacerdotes que vienen la celebración de la Santa Misa a petición de los familiares, Alcaldía y administración municipal. Vino de Piendamó la Hna. Miryam Martínez con dos miembros de LAMITEA, Don Darío y su esposa Patricia, para participar en la santa misa en sufragio por las 33 personas fallecidas y fortaleza de los sobrevivientes y el pueblo sumergido en el dolor.

A las 10.am Santa Misa campal en la vereda Portachuelos, lugar de la avalancha, en sufragio de las 33 personas fallecidas. Fue presidida por el señor arzobispo de Popayán Luis José Rueda Aparicio y concelebrada con 7 sacerdotes. Estuvieron presentes todos los familiares de los difuntos y los tres únicos sobrevivientes, esposos y el bebé, sacados por un milagro de Dios, de las entrañas del lodo; en señal de solidaridad estuvieron presentes la Policía Nacional, los Militares, el Señor Alcalde, la administración municipal, y todo el pueblo, Hnas Franciscanas que trabajan en Rosas y las Hnas Teresitas venidas de Medellín y Piendamó. En la homilía Monseñor habló del perdón, la caridad y la solidaridad en los momentos de dolor y de ayudar a hacer duelo; subrayó el sentido de la vida, de la fe y la esperanza en Cristo resucitado; llamó la atención para que no se ataquen como lobos y no crean en brujerías; al finalizar la Santa Misa hizo aspersión con agua bendita a todos los participantes y al lugar de desastre y dio la bendición y pidió a Dios para que la montaña que amenaza a tantos habitantes se detenga y no haga más daño. Hizo un llamado a cuidar la naturaleza.

Terminó la Santa Misa, regresamos a la casa cural donde compartimos el almuerzo, preparado por la Hna Gabriela Vanegas y doña Flor. Saludamos al Señor Obispo y su respuesta fue agradecernos por la misión que estamos realizando en esta comunidad y de manera especial con el padre Luis Alfaro. Al finalizar el almuerzo todos viajaron a sus lugares de trabajo.

En la tarde salimos para continuar visitando familias; la Hna Berenice en la casa cural atendió a algunos damnificados que venían a recibir donaciones; dialogó con ellos, les dio el mensaje de ánimo y esperanza y les expresó nuestra solidaridad. En la noche participamos de la Santa Misa, compartimos la cena y descansamos.

 

Mayo 8. Como en los días anteriores rosario de la aurora, oración. Llegaron dos seminaristas que están recorriendo algunas parroquias en la Semana Vocacional, compartimos el desayuno; nos organizamos en equipos para ir a los colegios, Santa Teresita y a la vereda la Soledad para hacer animación vocacional.

 

En la tarde la Hna Ana María se reunió con algunas jóvenes que después de la animación en el colegio quedaron inquietas y la Hna Ester Solina, salió a visitar familias. La Hna Gabriela Vanegas regresó a Piendamó y de allí a Medellín.

 

Por la tarde fuimos en equipo con el padre y los dos seminaristas, de visita donde las Hnas Franciscanas quienes compartieron con nosotros un delicioso algo en medio de risas y chistes que alegran la vida.

 

Mayo 9. Después del santo rosario de la aurora, jueves, hubo la exposición del Santísimo, oración Por las familias y las vocaciones al sacerdocio y la vida consagrada. A 7.30 a.m. salimos en equipo a continuar al Colegio Madre Caridad, dirigido por las Hnas Franciscanas, para la animación vocacional; estuvimos con los grados 7º a 11 y dos grados que habían quedado pendientes en el Colegio Santa Teresita. En la tarde nos reunimos con los familiares de los fallecidos por la avalancha, les llevamos un mensaje de condolencia y solidaridad y les rifamos una imagen de la Santísima Virgen que habíamos llevado para ellos; visitamos algunas familias. A las 7.00 p.m. la Santa Misa por las vocaciones; en la homilía el padre Luis nos pidió compartir nuestra experiencia vocacional al igual que a los dos seminaristas y Hnas franciscanas. Compartimos la cena, hicimos un recuento del trabajo del día y descansamos.

Mayo 10. Rosario, laudes y oración; desayuno; los seminaristas viajaron al Seminario; con el Padre Luis fuimos al Colegio Santa Teresita a las 9.0 am para celebrar con los estudiantes y profesores la Santa Misa a petición del colegio y un equipo de profesionales que acompañan a los estudiantes para hacer el duelo por lo sucedido en el municipio; al finalizar el padre bendijo un árbol que los estudiantes plantarían en el jardín como signo de resurrección y vida; regresamos a la casa cural y encontramos la sorpresa del señor rector y la Coordinadora Doña Aurelia Benavidez ex alumna teresiana, ofrecieron un brindis y un delicioso almuerzo; dicen que nos quieren expresar con este pequeño detalle la alegría que sienten por la presencia de las Hnas.Teresitas en este momento tan oportuno de acompañamiento a la comunidad Roseña.

A las 2.00 p.m. preparamos y recibimos con alegría a un grupo de jóvenes inquietas vocacionalmente, se hicieron anotar para iniciar seguimiento vocacional son unas 15 de todos los grados desde el grado 5º hasta el 11.

La reunión la dirigió la Hna. Ana María, animadora vocacional a nivel general; se les dio como tema la llamada desde la experiencia del niño Samuel, les tomamos todos sus datos y las invitamos a participar de un encuentro o convivencia para el próximo 14. a 16 de junio en la comunidad de Piendamó; quedamos pendientes de enviarles por escrito a los padres de familia la invitación para que autoricen a sus hijas la participación en el encuentro y las dejen venir.

 

A las 3.30 pm. se presentaron nueve ex alumnas Teresitas que invitamos para compartir sus experiencias. La dinámica del encuentro fue la siguiente: saludo, oración, testimonios, entrega de recordatorios y un refresco. La conclusión fue la necesidad sentida por todas de organizarse como grupo, porque señalan que es el primer encuentro como ex alumnas; quedaron responsables de a convocación las ex alumnas Belén y Aurelia; proponen al menos una reunión cada mes; se les motivó para que sean un punto de apoyo en la parroquia y ayudarle al sacerdote en los momentos difíciles.

Asistieron las ex alumnas:

FannySalazar

Elizabeth muñoz

Raquel Solano

Carmen Bedoya

Aurelia Benavidez

Carmen Sánchez

Neida Dolores Bolaños

Ofina Elsa Martínez

Belén Arboleda

Belisa Bedoya.

 

En la noche 7.00 p.m. visitamos y a llevamos un mercado a un grupo de nueve venezolanos, que comparten un espacio muy estrecho; encontramos luego a don Rigoberto Hernández y su señora doña Flor Chilito, que colaboran en los servicios de la sacristía y la casa cural, nos habían invitado varias veces a su casa.

Mayo 11. Rosario de la aurora, laúdes y oración. A las 10.00 a.m. participamos en la Santa Misa. Preparamos y compartimos el almuerzo, felicitando anticipadamente al padre Luis con motivo del día del buen Pastor.

El Padre expresa sus agradecimientos por el apoyo que le brindamos en este momento de su ministerio sacerdotal.

En la tarde visitamos algunas familias.

 

Mayo 12. Santo rosario matutino a la Virgen María; laúdes y oración compartida; organización de maletas y casa; lavada de sábanas, desayuno. Preparación y participación en la Eucaristía, como obsequio al padre Luis por el día del buen Pastor y homenaje a las madres; en lugar de la homilía se le dio serenata a las madres, dirigida por la Hna Ana María y el padre Luis, dejándoles un sentido mensaje que hizo llorar a muchas personas. Al finalizar la Santa Misa de las 8.00 y las 10.00 a.m. se hizo una rifa para las madres de una imagen de la Santísima Virgen, se les repartió dulces a cada uno de los participante; el padre Luis nos dio los agradecimientos por haber acompañado la comunidad durante 11 días de misión; algunas personas se acercaron para agradecernos personalmente la cercanía y solidaridad y nos invitaron a volver y a que no los dejemos solos.

Compartir el almuerzo y a la 1.00 p.m. tomamos el bus que nos trajo hasta Piendamó, donde llegamos a las 3.30 p.m.

Conclusiones.

 

  • Agradecemos a Dios y a la Congregación el habernos brindado esta oportunidad de acercamiento a todos los habitantes del municipio de Rosas especialmente en la vereda Portachuelo, lugar de la tragedia.

 

  • Acompañando en el duelo, orando con ellos y por ellos, rogamos al Señor que los efectos de esta misión que hemos realizado, fructifiquen en bien de la comunidad Roseña y grupos específicos que surgieron a partir de esta experiencia.

 

  • Al llegar a la misión encontramos una comunidad acogedora, abierta y disponible a la escucha. La presencia de la Congregación en este momento ha sido un despertar de la vocación para familias, niños y jóvenes, quiera Dios que este paso del Señor dé muchos frutos, partiendo de un buen acompañamiento y disponibilidad de las Misioneras Teresitas para viajar y continuar haciendo presencia.

 

 

Fin